Uno de 50

por Eugenio Recuenco